Gestión Financiera

¿Te conviene pedir un préstamo para pagar otro?

En condiciones ideales en las que una persona tiene unas finanzas sanas, pedir un préstamo para pagar otro es posible sin ahorcarse en el intento. Sin embargo, es más probable que un individuo recurra a esta práctica cuando una situación se le sale de las manos y no piensa bien las consecuencias que esto traerá a su futuro y a su bolsillo.

Si estás pensando en hacerlo, te recomendamos primero detenerte a considerar distintos factores.

Para empezar, ubica los costos extra que se generan al pedir un préstamo y lee todas las letras chiquitas. Y quizá está de más decirlo, pero investiga primero si la financiera a la que le vas a hacer la solicitud es de confianza.

Además, te sugerimos tomar estos puntos en cuenta:

  1. Cada solicitud que hagas se refleja en tu historial crediticio y va reduciendo tu calificación.
  2. Los préstamos que son fáciles de obtener probablemente son fraudulentos. Además, podrás experimentar acoso y amenazas por parte de los otorgantes.
  3. Ninguna institución financiera regulada te pide comisión para liberar el préstamo. Si te la piden, no entregues nada y reporta a quien lo hizo.
  4. Si tienes que elegir entre cubrir tus gastos o pagar el préstamo, no es el ideal para ti.

Consecuencias de no pagar tu préstamo rápido por internet

¿Qué opciones tienes, entonces?

En caso de que no encuentres una financiera confiable o estés ya muy endeudado, lo ideal sería pedirle prestado a tus amigos o familiares usando un contrato entre particulares. Recuerda, “cuentas claras, amistades largas”.

¿Son confiables las reparadoras de crédito?

Sabemos que nada se compara a la tranquilidad que supone liquidar por fin tu adeudo. Esperamos que con estos consejos puedas empezar tu camino en esa dirección.